Traductor

 

jueves, 9 de julio de 2009

Un Real Decreto regulará la evaluación y acreditación de las competencias profesionales

En el marco de los debates de la UIMP, Miguel Soler, Director General de Formación Profesional, en su ponencia Propuestas educativas para la próxima década, analizó el estado de la formación a lo largo de la vida en nuestro país y avanzó la aprobación prevista para la semana próxima de un Real En el Real Decreto sobre cualificaciones profesionales.

La formación y el aprendizaje es actualmente un reto ineludible ya que la vida profesional requiere una adaptación continua a los cambios y, en esta adaptación, el único elemento constante es la certeza de que seguirá habiendo cambios. Ello requiere planificar una formación permanente suficiente para toda al población y a lo largo de la vida. Citando a César Coll, Miguel Soler indica que hay que distinguir entre los básico impresicindible -lo que debemos garantizar al conjunto de la población- y lo básico deseable -que es infinito-. Por tanto, debemos ser capaces de ver en qué posos se deben asentar los procesos formativos posteriores a los que se va a tener que enfrentar la población.

Debemos ser conscientes de que cada vez habrá menos separación entre formación y empleo ya que las personas harán simultáneamente ambas cosas y, por tanto, habrá que buscar mecanismos que compatibilicen la vida laboral con la formativa.

En España tenemos a la población escolarizada casi al 100% 13 años (educación obligatoria). Sin embargo, en tasas de escolarización entre lso 15 y 19 años estamos estancados en torno a un 70% desde 2002. En tasas de abandono, en la UE, España y Portugal son los países con una tasa de abandono más acusada si miramos el porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que tienen como máximo el certificado de estudios obligatorio. De los que continúan estudios, el 67% cursa ESO y el 37% FP (lo contrario de lo que ocurre en paises como Alemania, por ejemplo). En cambio si miramos la tasa de alumnos que han finalizado estudios terciarios, España está de 4 a 5 puntos por encima de la media de la OCDE, lo mismo que en el campo de la Formación Profesional de grado superior. Sin embargo, en Técnicos de Grado medio, estamos un 17% por debajo de la media europea.

Mediante un Real Decreto el Gobierno apruebará una cualificación profesional en la que está marcando cuáles deben ser las competencias que requiere un trabajador para poder ejercer un trabajo o profesión dentro de un sector productivo determinado. Y están organizadas entorno a Unidades de Competencia, es decir, realizaciones profesionales que deben realizar esta persona para poder realizar este trabajo. La suma de distntas unidades de competencia conformará un título.

Este Real Decreto regulará los mecanismos para:

  • Evaluar las competencias profesionales que poseen las personas, adquiridas a través de la experiencia laboral y otras vías no formales de formación, mediante procedimientos y metodologías comunes que garanticen la validez, fiabilidad, objetividad y rigor técnico de la evaluación.
  • Acreditar oficialmente las competencias profesionales, favoreciendo su puesta en valor con el fin de facilitar tanto la inserción e integración laboral y la libre circulación el mercado de trabajo, como la progresión personal y profesional.
  • Facilitar a las personas el aprendizaje a lo largo de la vida y en incremento de su cualificación profesional, ofreciendo oportunidades para la obtención de una acreditación parcial acumulable, con la finalidad de completar la formación conducente a la obtención del correspondiente título de formación profesional o certificado de profesionalidad.

Para ello, se arbitra un proceso de:

  • Asesoramiento
  • Evaluación de la competencia profesional
  • Acreditación y Registro de la competencia Profesional
______

Fuente: UIMP TV