Traductor

 

domingo, 19 de julio de 2009

Fundamentos para una nueva ciencia del aprendizaje

Un artículo publicado en el último número de Science, Foundations for a New Science of Learning, por Andrew N. Meltzoff, Patricia K. Kuhl, Javier Movellan, y Terrence J. Sejnowski, analiza la evolución del aprendizaje humano.

Indica que el aprendizaje humano se distingue del de otras especies por la variedad y complejidad de las competencias que se puede aprender y por el grado de abstracción que se puede obtener. La humana es también la única especie que ha desarrollado los medios formales para mejorar el aprendizaje: profesores, escuelas, planes de estudio, …

Sin embargo, nuevos conocimientos procedentes de diferentes ámbitos están convergiendo para crear una nueva ciencia del aprendizaje que pueden transformar las prácticas educativas.

Los neurocientíficos están empezando a comprender los mecanismos cerebrales que subyacen en el aprendizaje y en los sistemas de percepción y acción de apoyo del aprendizaje social (imitación, atención compartida, empatía, emociones, …).

Consecuencia directa de estos avances es el desarrollo de máquinas de aprendizaje (ordenadores, robots, …) basados en algorritmos que permiten enseñar y aprender autónomamente. Son los llamados robots sociales, que interactúan con los seres humanos a través del diálogo o de otras formas de comunicación, y que ya se están utilizando de forma experimental en sustitución de profesores.

La tecnología que fusiona lo instructivo y lo social, desde hace tiempo, ya está disponible. No se aplica por cuestiones administrativas (políticas educativas,...), económicas (amortización de inversiones, …). Por ello, los científicos prevén que estos robots sociales puedan ofrecer pedagogía adaptada a las necesidades de cada aprendiz y realizar un seguimiento de su progreso acorde que los objetivos previstos.