Traductor

 

lunes, 17 de noviembre de 2008

Cuando un grupo de niños aprende de lo que lee, automaticamente se organiza un debate en torno a ello

Con motivo del V Seminario Internacional de la Cátedra Unesco de E-learning, Consumer Erosky ha entrevistado al profesor Sugata Mitra, investigador mundialmente conocido por los sorprendentes resultados de sus experimentos con niños de la calle de las ciudades indias para comprobar como asumen, desde su desconocimiento, las nuevas tecnologías.

En su experimento llamado el agujero en el muro,instaló un ordenador en un muro de las calles de Nueva Delhi, en el que colocó diversos enlaces (Google, entre ellos) en inglés. Los niños aprendían (a ritmos distintos) a utilizarlos, pero, en algunos casos y sin la ayuda de nadie, conseguían un conocimiento más experto que el de sus maestros de escuela en algunas áreas.

A Sugata Mitra esto le sirvió para acuñar el término de educación mínimamente invasiva, que sostiene que gracias a Internet una buena parte de las tareas que realizan los maestros son prescindibles en la educación de los niños y que éste es el modelo que debe regir para la integración del Tercer Mundo en la sociedad de la información. Considera que la clave está en colocar ordenadores de acceso libre en espacios públicos. Así ellos lo consideran parte de su ocio y aprenden jugando.

En esta interesante entrevista, Sugata Mitra indica también que, en experimentos más recientes, le han demostrado que niños sin ningún tipo de formación, o muy primaria, pueden incluso aprender conceptos complejos de ciencia gracias al acceso a Internet y el manejo de buscadores como Google, que sus notas en la escuela mejoran y que incluso aprenden a autoorganizarse en grupos por jerarquías para estructurar el modo en que el grupo aprende. Y aclara que cuando un grupo de niños aprende de lo que lee, automaticamente se organiza un debate en torno a ello aceptando o rechazado los conceptos.

Ello, sin duda, implica que estamos ante una nueva manera de aprender en la que van entrando con fuerza los mundos virtuales.