Traductor

 

martes, 23 de junio de 2009

Retener la atención ante una sobrecarga de información

En pleno debate sobre si hay que suprimir o no los teléfonos móviles y los laptops en clase, leo en Noticiasdot.com que según el estudio Return on Attention, realizado por Yahoo! Network, que analiza las posibilidades de captar la atención del usuario, el 89% de los internautas está siempre conectado, a pesar de que el 63% reconoce que sufrimos sobrecarga de información, el 66% siente que le está afectando la saturación de contenidos en la Red y al 48% les preocupa notablemente.

La sobrecarga de información necesariamente nos obliga a ser selectivos con ella a la hora de consolidarla. Pero ¿cómo se consigue canalizar la atención de un auditorio diverso, con motivaciones diversas hacia una información determinada? ¿Podemos pretender eso o sería una forma de dirigismo no acorde con las actuales tendencias educativas?