Traductor

 

martes, 16 de diciembre de 2008

Pew Internet publica un estudio sobre los efectos de internet en la vida social, política y económica en 2020


Pew Internet ha realizado un estudio sobre el efecto que tendrá Internet en la sociedad, la política y la vida económica en el año 2020, en base a la respuesta de 1.196 expertos. Estas son las principales conclusiones.

  • El 77% considera que en el año 2020, el teléfono móvil será el instrumento dominante de la conexión a internet. La utilización del teléfono móvil en África es una ejemplo de que las personas situadas en la parte inferior del sistema económico puede utilizar las telecomunicaciones de una forma barata.
  • El 56% no cree que la web 2.0 tenga como consecuencia más tolerancia social, ya que las redes de comunicación también pueden potenciar el odio, el fanatismo y el terrorismo, mientras que el 32% predice que crecerá la tolerancia.
  • El 64% cree que la utilización de las interfaces de reconocimiento de voz y tacto será más frecuente y aceptado.
  • Un 60% cree que no habrá acuerdo sobre política legislativa en materia de derechos de propiedad intelectual y derechos de autor y que habrá una dura batalla entre quienes quieren protegerlos y los crackers. El 31% está de acuerdo en su regulación y considera que el control podría ser ejercido a través del hardware.
  • El 56% considera que se difuminan los límites entre el tiempo personal y el tiempo laboral en la realidad física y virtual, ya que estaremos conectados.
  • El 78% considera que la estructura de internet se mantendrá aunque incorporando algunas innovaciones -el IPv6 y la Web Semántica serán elementos fundamentales en su desarrollo-..
  • El 45% cree que aumentará la transparencia y la integridad las organizaciones y las persona, mientras que el 44% cree lo contrario.
  • El 55% cree que realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR) se confundirán con la realidad física puesto que tendrán interfaces muy intuitivas y serán universalmente adoptadas. Pese a que abre nuevas posibilidades de mejorar aspectos como la formación, no es menos cierto que puede suponer una nueva extensión de la brecha digital.