Traductor

 

viernes, 12 de diciembre de 2008

La formación del futuro recuperará y transformará algunos métodos tradicionales

La formación virtual, curiosamente, a medida que se va extendiendo y es asumida por las clases medias, está tratando de recuperar formas antiguas: método socrático (conectivismo), narrativa digital como medio formativo propiciado por la web 2.0 (recordemos que durante buena parte de nuestra historia ésta era la forma habitual de propagar la cultura), aprender de la práctica o mediante simulaciones, …

Todo ello es posible gracias a las nuevas tecnologías. Los mundos virtuales nos permiten un acercamiento suave, una adaptación a nuevos entornos que nos permitirán llegar a otros más avanzados.

A diferencia de la web 2.0 donde el texto escrito es aún muy importante (en las redes sociales nos comunicamos básicamente mediante texto, webs, blogs, wikis, … básicamente están por texto escrito, en los mundo virtuales), la voz es la gran protagonista. El chat escrito sólo es una alternativa.

No hace mucho, en Second Spain (Second Life) un grupo de personas (ignoro si en la realidad se conocían) disfrutaba con una tertúlia en la que hablaban de los temas sociales diversos. Por unos momentos imaginé que era una de las famosas tertúlias que realizaban los intelectuales a principios del siglo pasado, aunque con temas del siglo XXI.

Estas tertúlias informales te habitúan a escuchar la opinión ajena, te permiten intervenir sin miedo al ridículo, pueden suponer una consolidación de ideas, la adquisición de nuevas inquietudes, aprender a relacionarte, a debatir, a respetar a los demás, …

Pero los mundos virtuales se caracterizan por la creatividad y la germinación de una nueva narrativa digital que ya empieza a ser ampliamente comprendida.

Esta creatividad es utilizada para construir entornos virtuales que representan una realidad en la que los alumnos trabajarán. Y eso que es muy útil en algunos campos (aprendizajes de lenguas, astronomía, …) está limitado en algunos campos por la capacidad y las herramientas. Es ahí donde la realidad aumentada adquiere protagonismo, aglutinando todas estas formas y permitiendo además un cambio significativo y decisivo en las formas de aprender y de enseñar.