Traductor

 

lunes, 28 de septiembre de 2009

China, India, Rusia y Corea del Sur tienen unas prioridades políticas de formación similares a las de Europa

Impulsados por la globalización y el cambio tecnológico que ha llevado a los procesos de producción más exigentes, las economías emergentes también están compitiendo con Europa en la reforma de la educación y la formación profesional (FP). Es el caso de China, India, Rusia y Corea del Sur, que buscan mejorar la imagen y el atractivo de la FP y encontrar nuevas y mejores maneras de identificar y anticipar las necesidades de cualificación.

Los cuatro países han indiciado una fuerte reestructuración de la Formación Profesional. Así, China prevé que, en 2010, tendrá una red nacional de 2000 Centros de FP que le permitirá integrar a sus campesinos en la demanda de las zonas industrializadas. La India, para esta misma fecha, prevé abrir 50 000 centros de desarrollo de nuevas habilidades y 10 000 nuevas escuelas de formación profesional, cosa que le permitirá reducir las desigualdades de género y los desequilibrios sociales. Ambas, además, trabajan en un sistema de acreditaciones.

Por su parte, Corea del Sur prevé transformar un tercio de sus escuelas secundarias en escuelas de FP para incrementar las habilidades de su fuerza laboral, y Rusia se halla reestructurando su red de educación para incorporar la formación profesional en la educación superior.

La financiación de estas reformas es mixta. Hay una parte pública y una alto porcentaje de aportación privada.

_______

Fuente: Cedepof