Traductor

 

miércoles, 12 de agosto de 2009

Es la calidad de los docentes la que marca la diferencia

Son muchos los países que invierten en mejorar sus infraestructuras educativas, ya sea renovando o construyendo edificios -Alemania, Arabia Saudita-, incorporando o actualizando tecnología -Gran Bretaña, España- y/o recursos humanos, pero ¿es esta la solución para mejorar la calidad de la enseñanza.

Un artículo reciente publicado en Newsweek aborda esta cuestión y señala que en algunos de los países que en la última década invirtieron fuertemente en ello -caso de Francia- sólo pudieron constatar un estancamiento en los resultados en cuento a calidad, mientras que en oros que abordaron una reforma estructural educativa -Suecia o Finlandia- han obtenido mejores resultados en cuanto a calidad.

Se cuestiona si es rentable este tipo de inversión en unos momentos de crisis como la actual y cita un estudio de la OCDE que considera el gasto por alumno tiene poca relación con el desempeño de los estudiantes. Es la calidad de los docentes la que marca la diferencia.