Traductor

 

domingo, 10 de octubre de 2010

El PLENK2010 somete a debate la validez de las teorías de aprendizaje en la era de la complejidad

En la cuarta semana del PLENK2010, hay un interesante debate sobre las teorías (¿hay demasiadas?, ¿Son útiles?) y cómo la complejidad de los entornos de aprendizaje influyen en nuestra forma de aprender y cómo encaja en ello un PLE.

Personalmente, entiendo que el aprendizaje es como un hecho social ya que todos aprendemos constantemente (por interacción y observación directa o indirecta) de un entorno que es complejo, aunque esto la mayoría de veces no lo percibimos hasta que se produce un estimulo que lo demuestra.

La teoría científica nos ha enseñado a reducir la complejidad del entorno mediante la fragmentación del conocimiento en unidades mínimas intercambiables que organizamos, reorganizamos y utilizamos en función del tiempo, del entorno y de las necesidades.

La diferencia entre la teoría científica y la conectivista (que reúne a muchos de los principios de las distintas teorías del aprendizaje formuladas hasta ahora) es que la conectivista considera que esta fragmentación ya forma parte del medio ambiente, por lo que, para aprender no hay necesidad de crear nuevas unidades fragmentadas, basta con un uso adecuado de las existentes.

La forma de extraer el conocimiento es personal y somos nosotros mismos los que hemos de organizar en función de las circunstancias.